• agosto 19, 2019
  • Trinidad, Beni

La educación llega hasta el hogar de personas con discapacidad

Las personas con diferentes grados de discapacidad desde 2017 reciben educación en sus viviendas, en tres municipios del Beni con resultados satisfactorios, informó el subdirector departamental de Educación Alternativa y Especial, Herlan Callejas.

Explicó que el objetivo es garantizar el ejercicio del derecho a la educación de personas con discapacidad grave y muy grave, imposibilitadas de asistir a instituciones educativas en igualdad de oportunidades, con equiparación de condiciones, mediante procesos educativos pertinentes y oportunos.

En este sentido se implementó el programa “Educación Sociocomunitaria en Casa para Personas con Discapacidad”.

“Estamos hablando de discapacidad física, mental, motora; hay personas que no pueden moverse, pero si pueden mover de repente la cabeza, es decir funciona la parte intelectual, a esas personas se atiende”, indicó.

De los 14 distritos educativos del Beni, el programa se ejecuta en Trinidad, Riberalta y Guayaramerín.

Son beneficiarias estudiantes con discapacidad grave y muy grave, de 5 a 20 años de edad y sin actividad educativa, que por deficiencias de función física, psíquica, intelectual y/o sensorial a largo plazo o permanentes, están imposibilitadas de asistir a instituciones educativas y ejercer su derecho a la educación, hecho que se corrobora mediante todas las valoraciones multidisciplinarias e intersectoriales que se constituyen en requisitos.

Callejas informó que en las diferentes fases desde 2017 se tuvo un total de 90 estudiantes.

Admitió que se tiene dificultad para ejecutar ese programa, porque los estudiantes no son atendidos por maestros con ítems, sino quienes aspiran a tener años de servicio o años de provincia.

“Se está viendo para la cuarta fase que va ser la gestión 2020, ampliar el cupo de estudiantes, pero hay que ver la forma cómo se va incentivar a los maestros voluntarios, quizás les podamos entregar diplomado”, dijo.

Aclaró que los maestros que trabajan en ese programa son voluntarios, es decir desarrollan sus actividades en unidades educativas de forma regular.

La autoridad dijo que dentro de la evaluación se entrevistaron con padres de familia de los beneficiarios, quienes califican de exitoso el programa porque ellos mismos constatan el progreso en sus hijos.

“Mencionaba una madre que su hijo estuvo en dos unidades educativas, pero nunca pudo ni siquiera aprender las vocales, entonces con la maestra voluntaria el beneficiario ya conoce el abecedario, ya dice su nombre, ya puede hasta hablar con sus padres”, destacó, a tiempo de mencionar que algunos aprendieron a leer y a escribir.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter