• julio 5, 2020
  • Trinidad, Beni

“La ayuda llama a más ayuda”, historia de una donación en tiempos de coronavirus

Un llamado de ayuda fue escuchado a cientos de kilómetros de la ciudad de Trinidad, donde el coronavirus está multiplicando las cruces en el cementerio.

La capital del Beni es la segunda ciudad del país con más casos confirmados por laboratorio del nuevo coronavirus, y a la vez, es el escenario de una lucha descarnada contra la muerte.

En una situación como esta, los pedidos de auxilio se expandieron por diferentes medios. Uno de estos pedidos llamó la atención de Bertrand de Lassus, ganadero y empresario asentado en Santa Cruz y con fuertes vínculos con las pampas de Moxos, producto de la actividad pecuaria.

Inundado por las malas noticias, el presidente de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia-Filial Beni, Juan Mario Poveda Vides, explicó el tipo de apoyo que requerían, dejando en claro que no buscaban dinero.

“Hoy queremos acudir a nuestros hermanos cruceños, apelando a su gran solidaridad que siempre tienen con nosotros para solicitarles puedan colaborar a nuestro departamento que está siendo azotado severamente por esta pandemia”, publicó en un grupo de whatsapp.

Bertrand de Lassus ya había apoyado otras campañas solidarias en estos momentos de emergencia, pero no dudó en responder al llamado de ayuda.

“Su mensaje me emocionó y decidí tratar de armar a mi manera un paquete de ayuda para nuestra querida ciudad de La Santísima Trinidad”, respondió de Lassus en una carta oficial, en su calidad de presidente de Haciendas Ganaderas Chiquitanas S.A.

“Felicitándolo por su noble causa y por haber sabido tocar las fibras de todos nosotros y tomando en cuenta que la ayuda llama más ayuda y es contagioso su entusiasmo por salvar vidas”, añade la carta firmada por el empresario.

El cargamento fue alineado en el aeropuerto cruceño. El capitán de aviación Juan Pablo Gamarra fue el encargado de trasladar la ayuda hasta la capital beniana en una avioneta de Haciendas Ganaderas Chiquitanas S.A.

Los paquetes incluyeron medicamentos, donación personal de Bertrand de Lassus; indumentaria de protección para los voluntarios y médicos de parte de FRIDOSA. INTERAGRO colaboró con más indumentaria de protección, además de 110 paquetes de agua en botellas de medio litro para evitar la contaminación entre los voluntarios. La donación fue completada con Mortadela FRIDOSA.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter