Gobernación procura superar crisis económica y mejorar sistema de salud

El gobernador del Beni, Alejandro Unzueta, informó que junto a su gabinete procura superar la crisis económica heredada de la anterior gestión, a la que inició gestiones para construir un sistema de salud y hacer frente a la pandemia de COVID-19.

“Hemos gestionado la construcción de tres domos en las provincias más necesitadas, además de tres hospitales”, aseguró.

Los domos se construirán en Trinidad, Riberalta y San Borja; mientras que los hospitales en Magdalena, San Borja y Trinidad.

Informó que se gestionó ante laboratorios en Santa Cruz la consignación de medicamentos, porque no se tiene dinero ni para terminar de pagar sueldos y servicios públicos.

Al mismo tiempo, se reunieron con el Procurador General del Estado para denunciar los actos de corrupción cometidos en la región, desde el robo del oro del cerro San Simón hasta los hechos irregulares en la gestión de su antecesor Fanor Amapo.

Por su lado el director del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Juan Carlos Sakamoto, dijo que cada hospital demandará una inversión aproximada de 30 millones de bolivianos.

La autoridad informó que está aprobada la ejecución de esas obras y que el Centro de Salud Central se convertirá en un hospital de segundo nivel.

Informó que funcionarán centros de salud integrales en los municipios de San Ramón y San Joaquín, provincia Mamoré.

Por su lado el secretario departamental de Administración y Finanzas, Jhonny Paúl Pinto, informó que se tiene una deuda de corto plazo que asciende a 39 millones de bolivianos.

“Son aproximadamente 39 millones de bolivianos la deuda que se nos ha dejado y que debemos cubrir, esto incluye sueldos, pago a proveedores, contratistas y la prensa”, indicó.

Al personal de salud se les debe desde diciembre 2020.

Criticó que la anterior gestión haya decidido pagar al personal de funcionamiento e inversión, es decir secretarios y directores, dejando a un lado al personal de salud.

Ahora, por instrucciones del Ejecutivo se pagará los sueldos bajos y deudas a proveedores.

Adelantó que se presentará un plan de austeridad porque en gestiones pasadas existieron demasiados gastos superfluos, sin sentido, los cuales serán cortados.

“Por ahora contamos con un saldo de 5 millones de bolivianos, pero tenemos previsto el ingreso de recursos en el transcurso de esta semana de aproximadamente 5 millones más”, dijo.

Se estima que la administración departamental reciba un promedio de 25 millones de bolivianos mensuales, para priorizar el pago de las obligaciones mencionadas.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter