Gobernación del Beni responde a demanda de proyectos pese a aguda crisis económica

El gobernador del Beni, Alejandro Unzueta, informó en encuentro de instituciones que pese a la crisis económica que enfrenta a raíz de una deuda de 2.000 millones de bolivianos, se ejecutan proyectos importantes en la región.

Es así que se mejoró la carretera San Ramón-Magdalena con una inversión aproximada de 900.000 bolivianos, mientras que antes se destinaban 8 millones.

Mostró imágenes de los trabajos en el tramo Casarabe-Pedro Ignacio que tiene un presupuesto de 990.000 bolivianos. Antes se invertían 8 millones de la misma moneda.

En el trayecto desde La Palca hasta el río Mamoré, carretera a Santa Ana se invirtieron 124.000 bolivianos; sin embargo las anteriores autoridades destinaban 6 millones.

En el mismo tramo se construirán dos alcantarillas, cada una por un costo casi de un millón de bolivianos, entre otras mejoras para el tránsito no se interrumpa en época de lluvias.

Asimismo, informó la ejecución de proyectos para la dotación de agua en Trinidad y otras poblaciones del departamento en concurrencia con sus autoridades.

En la población de El Carmen del Iténez se dotó 200 luminarias y se ripiaron sus calles.

En la provincia Marbán, se niveló la ruta Loreto-Camiaco, con una inversión de 200.000 bolivianos, cuando antes se invertían millones.

Anunció la construcción de cabañas turísticas en Tumichucua, Cachuela Esperanza, Coquinal y en la laguna Santa Rosa, las cuales cuentan con financiamiento.

Asimismo, se construirán domos en Trinidad, Guayaramerín y San Borja para la atención de pacientes con coronavirus.

Después de iniciar el saneamiento de la Cabaña de Bovinos del Beni (CABOBE), en Reyes, capital de la provincia Ballivián, se comenzó la siembra de 200 hectáreas de caña.

Para impulsar el aparato productivo regional se instalará una planta despulpadora en la provincia Marbán, y una planta liofilizadora en Riberalta, ambas por un monto de 5 millones de bolivianos, como resultado de la condonación por pandemia de una deuda  pública.

Unzueta, informó el desembolso de 7 millones de bolivianos para pagar al sector salud, además de cancelar el Bono de Salud, para combatir el COVID-19 y las patologías que afectan a la población.

En la ocasión, informó que pagó 45,3 millones de bolivianos por sueldos atrasados, además de 38 millones por compromisos con proveedores.

Mencionó que cuando asumió el mando de la administración departamental se encontró con una ejecución presupuestaria del 85% en las diferentes secretarías, así como una deuda por contrapartes elevadas en la construcción de carreteras que asciende a más de 1.400 millones de bolivianos.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter