Desde enero, ganaderos trasladaron más de 41.000 reses a Santa Cruz

Desde el mes de enero a la fecha se trasladaron más de 41.000 reses al departamento de Santa Cruz, para evitar pérdidas a la causa de la inundación, informó el secretario general de la Federación de Ganaderos del Beni (FEGABENI), José Héctor Suárez.

Informó que las provincias más afectadas por el fenómeno climático son Moxos, Marbán y Cercado, a causa del desborde del río Mamoré, principal afluente de esta región.

“Los caminos están con agua, son provincias afectadas por la cuenca del Mamoré; tenemos complicaciones para el movimiento de ganado, pero en las demás provincias no ocurre lo mismo”, indicó.

Explicó que la decisión de mover el hato ganadero a zonas altas dentro del departamento depende de las condiciones en que se encuentran los campos, en cuanto al nivel de las aguas.

El dirigente, dijo que toman como referencia el nivel de los puertos para monitorear el comportamiento del agua, lo cual es una señal para saber si sus campos serán inundados.

En así que en las zonas afectadas por el agua los productores comenzaron a trasladar sus reses desde los bajíos a lugares seguros. Esta actividad se hace paulatinamente cuando comienza a llover con intensidad, como medida de prevención.

Comentó que las propiedades cercanas a los ríos reciben mayor embate de las aguas, mientras que las que se encuentran alejadas sufren menos afectación.

“Cada ganadero sabe la capacidad de su propiedad, los que saben que sus alturas no son suficientes para salvaguardar sus animales los llevan a otras propiedades o a Santa Cruz”, explicó.

Suárez, dijo que si llevan su producción al vecino departamento tienen que alquilar predios, lo cual significa un gasto en este periodo difícil; sin embargo otros deciden vender sus animales.

En base a la guía de movimiento de ganado se sabe la cantidad que se trasladó desde principio de enero a Santa Cruz.

Algunos ganaderos sacan sus reses en embarcaciones (pontones) para después trasladarlos en camiones grandes a dicho departamento.

La dirigencia del sector maneja un sistema de alerta para transmitir información a sus 30 asociaciones afiliadas diseminadas en toda la región, lo que permite a las zonas de riesgo movilizar su hato.

Por ahora no se ha cuantificado las pérdidas porque todavía no ha pasado la emergencia de la inundación. Hay que ver cómo evoluciona el golpe de aguas y las lluvias, agregó.

Afirmó que se coordina con las instancias departamentales para minimizar daños en el sector, pero también en las comunidades, porque el fenómeno climático golpea a todos.

Imágenes mostradas por dicho sector muestran campos inundados, movimiento de ganado, con afectación a la infraestructura.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter