Ciencias Agrícolas y su papel creativo e integrador Universidad – Sociedad

La Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad Autónoma del Beni (UAB) a través de docentes del módulo de tecnología de alimentos de la Escuela Técnica Humanística Agropecuaria (ETHA), fortalece los modelos de integración al interior de las juntas vecinales y sectores sociales, con la realización de cursos de capacitación donde fluye un caudal de conocimientos que promueven nuevos emprendimientos en las familias.

Con la elaboración del yogur casero en la junta Alborada (sector sud este de la ciudad), se dio inicio al ciclo de capacitación a las amas de casas y personas interesadas, actividad enmarcada en el ámbito de la interacción social que encara la universidad beniana como uno de los pilares que sustentan la vida institucional.        

El yogur es uno de los productos muy beneficioso para el organismo al contener bacterias vivas que contribuyen al mantenimiento de la flora digestiva. El hecho de que las familias preparen su propio alimento, le saldrá más barato. Aparte de los ingredientes de base, se controla el proceso de producción, se genera menos residuos y se lo puede elaborar a gusto.   

El docente capacitador de la actividad Diego Tumiri, señaló que yogurt es muy digerible y fácilmente asimilable por el organismo. Ayuda a absorber mejor los minerales de otros alimentos, favorece el funcionamiento del intestino pues refuerza la flora intestinal, ayuda a combatir algunos tipos de infecciones vaginales (femenino), contiene propiedades estimulantes del sistema inmunológico y prevenir algunos tipos de cáncer.

“Con esta capacitación, las familias podrán generar ingresos extras y mejorar su alimentación. Es un producto que eleva el sistema inmunológico especialmente en los niños. Se puede saborizar con guineo, miel de abeja, maracuya, tamarindo, manzana, sandia y otros”, precisó.

Para el decano de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la UAB, Nicolas Chapi, es una prioridad en su gestión, promover cursos de capacitación para fortalecer las capacidades de las personas, de manera que puedan encarar cualquier tipo de emprendimiento, dada la difícil situación económica por efectos de la pandemia.

“La Universidad a través de la facultad de ciencias agrícolas, se acerca al pueblo y genera procesos de interacción y aprendizaje en diferentes sectores, entendiendo la necesidad de reactivar la economía en la población”, acotó.

Alex Terrazas Moreno, presidente de la junta Alborada, resaltó el rol de la universidad con su pueblo. Es necesario aprender nuevas técnicas para elaborar subproductos que pueden ser destinados a alimentación diaria pero también para ser comercializados.

“Agradecemos la paciencia del profesional capacitador, quien de una forma sencilla compartió sus conocimientos a los presentes”, acotó.

“Estamos muy agradecidos con el curso, agradezco a las autoridades de UAB, al decano de la Facultad de Ciencias Agrícolas, pero sobre todo al técnico capacitador, porque será de mucho beneficio para cada uno de nosotros los vivientes de esta junta. Con lo aprendido, podemos elaborar el producto en casa y saborizarlo con frutas naturales para generar oportunidades de ingresos económicos, manifestó Angélica Jimenez, vecina de la junta La Alborada.

Gerlin Salvatierra, consideró que elaborar alimentos nutritivos, contribuirá al bienestar de las personas en general, porque elevará las defensas orgánicas de las personas vulnerables a diferentes tipos de enfermedades. Permitirá además que la mujer ayude al esposo al sustento del hogar, apuntó.                      

El ciclo de capacitación ha generado tal expectativa que otros sectores han mostrado su interés de replicarlos en sus respectivas organizaciones. Es el caso de la  Asociación de Vendedores de Gasolina Los Protegidos, cuyos dirigentes llegaron al lugar donde se desarrollaba el curso, para felicitar a los personeros de la universidad y organizadores por tan acertada iniciativa.

Nicolas Chapi como decano de la Facultad de Ciencias Agrícolas, sostiene que la dimensión extensionista constituye un soporte fundamental para la promoción cultural en su concepción más amplia; perfecciona la formación y desarrollo de valores, conocimientos y habilidades acordes con los beneficios del colectivo social.

Destacó el apoyo decidido del rector Jesús Eguez, por acompañar este proceso de capacitación, mismo que cualifica la capacidad de emprendimiento de los actores ligados al rubro productivo.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter