Palabra de Mujer 27/05/2021

L.P. ¿Cuéntanos, quien es Prisila, donde naciste, estás casada, hijos, profesión?

P.D. Nací en San Joaquín (Provincia Mamoré del Beni), vivo desde el año 2007 en Trinidad,  mi esposo es el Dr. Bruno Vargas ( médico y político), tengo 3 hijos Jesús Alejandro, Julio César y Miguel Ángel; de profesión soy bioquímica farmacéutica y docente en la Universidad Autónoma del Beni José Ballivián (UAB), tengo 31 años de edad. Desde hace 6 meses soy Diputada Nacional por Comunidad Ciudadana.  

L.P. ¿Qué factores influyeron para que decidas incursionar en política? ¿Qué te inspiró (fue tu esposo)? ¿Enfrentaste algún obstáculo por el hecho de ser mujer? 

P.D. El departamento necesita gente que trabaje de verdad y no sea simplemente levanta mano o calienta asiento, ver el abandono en el que está inmerso el departamento del Beni es algo que me mueve. Durante muchos años acompaño de cerca a mi esposo en su interés y lucha política partidaria, eso me permitió conocer la realidad regional, alzar la voz y actuar. 

El principal obstáculo para la política pero a la vez el mayor privilegio, es la responsabilidad de ser esposa y madre, porque la política demanda tiempo y pasar momentos lejos de los que amas. No es fácil, pues hay que buscar siempre el equilibrio. Y el otro factor es romper el estigma de que la mujer es manipulable y cosificable. 

L.P. ¿Cuáles cree que son los principales retos como mujer para incursionar en la carrera política?

P.D. El reto más grande es saber equilibrar tu vida profesional, política y tu vida familiar; tu esposo y tus hijos requieren atención, cariño y dedicación de tu parte; es un gran trabajo ser mujer, madre y esposa y al mismo tiempo cumplir tu obligación con tu región, con tu departamento y tu país.  

Aunque se habla mucho de la igualdad entre hombre y mujer, eso es todavía una utopía lejana, algunos hombres no lo asimilan y no dejan de mostrarse machistas al momento de hablar con uno. Dependerá de nosotras las mujeres y nuestros actos en enseñarles que el mundo necesita esta igualdad. 

L.P. ¿Qué iniciativas públicas te gustaría implementar en tu gestión?

P.D. En estos 6 meses hemos puesto en mesa la necesidad de esclarecer el tema limítrofe con Cochabamba y el impacto social y ambiental que implica, sentar presencia y hacer respetar con Santa Cruz los límites ya establecidos en la provincia Iténez;  exigir al gobierno central y departamental la necesidad de establecer un mejor control y resarcimiento económico al Beni en lo que a regalías mineras compete, que van de la mano con el cuidado y protección del medio ambiente para lo cual he presentado un proyecto de ley sobre el ecocidio, a la par de nuestro trabajo en defensa de la laguna Suárez. También quiero cumplir con mi pueblo en el área de la cultura, estoy trabajando en dos proyectos de ley sobre esos temas; también en la concreción de la hidrovía Ichilo-Mamoré. Otra de mis prioridades es ser portavoz del sector salud en el Parlamento Boliviano, por eso presenté la reposición  del Proyecto de Ley de inclusión  del sector salud a la Ley General del Trabajo. Es mucho trabajo por hacer que las horas del día son pocas en verdad, además que a diario se presentan problemas regionales donde debemos intervenir y gestionar las soluciones.

L.P. ¿Cómo haces para equilibrar tu rol de madre, esposa, Bioquímica y ahora Diputada?

P.D. Soy Diputada suplente, mi trabajo parlamentario es una semana al mes en la ciudad de La Paz, el resto del mes estoy en mi región realizando fiscalizaciones e inspecciones, pero antes de salir de casa me aseguro que mis hijos estén pasando sus clases virtuales y tengan lo necesario para ello, la prioridad es compartir juntos mínimamente una comida al día en la cual nos comunicamos y nos conectamos. Por ahora no estoy trabajando en laboratorio porque estoy declarada en comisión, pero sí sigo ejerciendo la docencia en la carrera de Bioquímica y Farmacia, con clases virtuales por las noches.

L.P. ¿Qué posibilidades ves de hacer una transformación real en la forma de  hacer política ahora?

P.D. La transformación  empieza desde casa, desde nosotras mismas y nuestras familias,  mientras más personas asumamos el rol de primero hacer y después hablar, se lograrán mejores resultados, cuando las cosas se hacen ya no es necesario decirlas. La sociedad exige más acción y menos discurso, debemos enfocarnos en el trabajo. 

L.P. ¿Cómo vé la renovación de liderazgos políticos femeninos en Bolivia? ¿Cuáles serían tus sugerencias para fortalecer este proceso?

P.D. Veo líderes interesantes a nivel nacional en esta nueva era política,  Alcaldesas con mucha popularidad, Diputadas y Senadoras muy capaces así como Asambleístas y Concejales en nuestro departamento que se merecen ese sitial por sus años de lucha. 

Mientras la mujer llegue por sus méritos e inteligencia tendrá la moral para hacer respetar sus ideas; no usar nuestra condición de mujer para llegar al cargo ni tampoco dejarse usar para responder a intereses ajenos, tomar conciencia y respeto sobre nosotras mismas y hacernos valer por nuestros ideales, así nuestra autoestima será lo suficiente como para hacernos  escuchar y no ser simplemente vistas. 

L.P. Define a Bolivia en breves palabras.

P.D. Bolivia es un país hermoso, rico, caracterizado por su biodiversidad; tenemos altura, valles, llanos, frío,  calor, cerros y selva amazónica, bravos ríos y comidas típicas regionales inigualables;  con hombres y mujeres apasionados por el rojo, amarillo y verde y que tenemos en nuestro corazón la esperanza de un futuro mejor. Nuestro país es eso: “ La síntesis del mundo” . 

L.P. ¿Cuáles piensas que son las 3 cosas más urgentes  que necesitamos como país?

P.D. Urge la necesidad de una reforma estructural de la justicia, reactivar la economía del país y priorizar la inversión en salud y educación. 

L.P. ¿Qué legado te gustaría dejar en tu gestión?

P.D. Me gustaría que me recuerden como una parlamentaria que trabajó con honestidad, sin mirar colores políticos, con el único interés de buscar mejores días para nuestra región, una mujer que demostró que nosotras podemos y debemos hacer la diferencia entre la política y la politiquería.

L.P. Gracias Prisila por cencedernos esta entrevista, será hasta una próxima oportunidad.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter