Tres mil millones de niños

Por: Manoucher Shoaie*  

António Gutierres, el secretario general de la ONU en uno de sus primeros informes sobre la pandemia ocasionado por COVID-19 insinuó que “Debemos garantizar una respuesta suficientemente global y coordinada a la pandemia y luego desarrollar resiliencia para el futuro… Tiempos extraordinarios exigen medidas extraordinarias. Nos enfrentamos a una prueba colosal que exige una acción decisiva, coordinada e innovadora de todos, para todos”.

La insinuación de Gutierres y su propuesta de “respuestas globales y medidas extraordinarias” estaba basada sobre la seguridad de que la humanidad es capaz de enfrentar problemas globales con soluciones globales. 

Ya hemos tenido varias experiencias mundiales en campo de salud. Una con respecto a la malaria que, aunque gracias a los esfuerzos conjuntos de varias organizaciones, salvó a muchos países de esta enfermedad, pero todavía en “el año 2019 hubo 400.000 muertos registrados por la malaria, de los que dos tercios fueron de niños menores de cinco años, y casi todos ellos vivían en África”.

En 1997 varias organizaciones mundiales, en una “acción decisiva y coordinada” firmaron el documento de “Espíritu de Dakar” para controlar la malaria, particularmente en África.  

Otra de las iniciativas globales que todavía está vigente comenzó en 1988, con una campaña global contra parálisis infantil, encabezada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Rotary Internacional, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU., el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y otras instituciones.

“La poliomielitis es una enfermedad muy contagiosa por un virus que invade el sistema nervioso y puede causar parálisis en cuestión de horas”. Es una enfermedad que, “en su forma más grave, provoca lesiones a los nervios que causan parálisis, dificultad para respirar y, en algunos casos, la muerte”.

Cuando cada día, 1000 niños quedaban paralíticos en el mundo, Dr. Jonas E. Salk, en 1955 dirigió el primer equipo para desarrollar una vacuna contra la poliomielitis. El uso de la vacuna de Salk y subsiguiente vacuna oral de dos gotas desarrollado por Albert B. Sabin y generalizado en 1964, dio lugar a la “Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis”.

Gracias al trabajo mancomunado de estas organizaciones, el número de países que reportan casos de polio causada por el virus salvaje se ha reducido de 125 a dos (Pakistán y Afganistán). Casi 3.000 millones de niños han sido vacunados contra la poliomielitis y los casos de poliomielitis causada por polio virus salvajes se han reducido en más de un 99,9%.

Desde 1988 Rotary Internacional es un miembro muy activo y decidido de la Iniciativa demostrando su compromiso con donaciones que desde 1988 alcanzan a US$ 2 200 millones. Su determinación aun en el “contexto de una pandemia mundial en curso y de una agitación política en el Afganistán”, como escribe Carol Pandak en el Boletín oficial de la Fundación Rotaria, sigue “logrando avances significativos en la erradicación de la poliomielitis.”

 El 24 de octubre es el “Día Mundial de Erradicación de Polio” establecido por el Rotary Internacional para conmemorar el nacimiento de Dr. Jonas Salk. En esta fecha los 1.200.000 rotarios del mundo renuevan su compromiso de enfocar la aplicación de su lema: “Dar de sí antes de pensar en sí” a este noble propósito, con sus recursos y su servicio voluntario.

A medida que los casos de la polio están llegando a cero, el desafío es llegar a cada niño con la vacuna, lo que exige a cada ciudadano, como signo de gratitud por haber sido salvado de posible parálisis debido a la polio, promover la causa de la lucha contra la enfermedad con sus donaciones en recursos o tiempo de servicio voluntario o actividades para concienciar a la población y sus instituciones al respecto.

Gracias a la Iniciativa mundial, “hoy pueden caminar 19,4 millones de personas que de otro modo habrían quedado paralizadas por la poliomielitis y han sido prevenidas 1,5 millones de muertes infantiles”. ¿Quién sabe? ¡Tal vez, el autor y el lector o la lectora de este artículo somos partes de esos 19,4 millones con libertad de movimiento, y gracias al desprendimiento de otros, nosotros y nuestras familias estamos incluidos entre 1,5 millones!

*Miembro de PEN Santa Cruz-Bolivia, filial de PEN internacional y de Rotary Club Amboro, Bolivia

Shoaiem@gmail.com Tel. 591 61328745

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter