En el largo plazo: ¿Todos muertos o digitalizados?

Por: Gonzalo Chávez

Existe un consenso nacional de que primero hay que enfrentar la crisis económica de corto plazo. Evitar el hambre, preservar empleos y evitar el cierre de empresas. Lo importante es atacar la recesión de hoy que está destruyendo el tejido productivo y la vida de miles de familias. En este contexto de urgencia es que se entiende la célebre frase de John Maynard Keynes: “En el largo plazo estamos todos muertos”. No habría futuro si en 1929 no se salvaba a varias generaciones de la vorágine depresiva. Pero Keynes también tenía el horizonte del porvenir y escribió un documento titulado: Posibilidades económicas para nuestros nietos. En este libro, Keynes creía que el largo plazo si existía para las nuevas generaciones y éste estaba conectado inexorable al progreso técnico. Las crisis también son oportunidades para pensar fuera de la caja e innovar. Ahora también podemos pensar e implementar las bases de un nuevo patrón de desarrollo centrado en el progreso tecnológico.

La construcción de un nuevo patrón de desarrollo tiene el desafío de transitar de la vieja economía basada en los recursos naturales, a una economía sustentada en el capital humano y en las ideas, un recurso inagotable frente a la finitud del gas o los minerales. Apuesta a: un desarrollo inclusivo (menos pobreza y más oportunidades), un desarrollo verde (menos destrucción del medio ambiente y más respeto por la naturaleza), un desarrollo productivo (menos extractivismo y más diversificación) y un desarrollo inteligente (menos recursos naturales, más ideas). Es decir, en este último caso: construcción de una economía digital.

Ciertamente el punto de partida para un desarrollo inteligente es algo desalentador en Bolivia. La cobertura de redes móviles es baja, la velocidad de conexión a internet es precaria, las empresas tienen muy poca adopción de tecnologías y la banda ancha es muy limitada. Además, no existe grandes avances en computación en la nube, en el internet de las cosas o la inteligencia artificial. Sin embargo, las carencias señaladas se vuelven una oportunidad si tenemos la visión, de que el mundo y Bolivia, cambian muy rápidamente con la pandemia. 

Porque a partir de ahora, no hay una menor duda, de que la mayoría de las actividades económicas deberán buscar una nueva normalidad para entregar valor a la sociedad. Concentrémonos en tres temas que ya nos han invadido: el teletrabajo, la telesalud y la tele educación. Éstos tres factores estructurales ofrecen una enorme oportunidad, pero deben adaptarse y sobrepasar el tema de la informalidad de la economía y la accesibilidad al internet.

En economías como la boliviana, el 80% de las personas trabajan en el sector informal y el teletrabajo se concentra probablemente en el sector público y algo del sector privado. De igual manera, la teleeducación tiene serias restricciones. Probablemente entre el 20 y el 30% de los jóvenes y niños tienen acceso al internet y un porcentaje similar tienen un equipo de computación o teléfono inteligente. Asimismo, la mayoría de las escuelas públicas y privadas no usan plataformas digitales y los contenidos son más precarios aún. El diagnóstico de la telesalud también es similar. No hay marcos legales que cuiden de la privacidad de la gente, los sistemas de salud no están integrados y muy poca gente tiene acceso a un servicio o seguro público. Pues bien, frente a estas restricciones profundas podría reinar el desánimo y cierto pragmatismo que te dice: bueno aquí no se puede hacer nada y así nomás somos nosotros, nos falta mucho y en largo plazo estaremos bien muertos.

Sin embargo, como todo en la vida uno puede ver el vaso medio lleno o medio vacío y estas restricciones pueden convertirse en una gran oportunidad.
Los desafíos de la transformación digital se aceleraron con la pandemia y, por lo tanto, no hay tiempo para lamentaciones, se debe buscar un cambio de chip y proponer una nueva visión de país: en el largo plazo no estaremos muertos sino digitalizados.

En momentos de crisis como la actual que se requiere de inversión pública y privada pesada para crear una mayor infraestructura digital para personas, empresas y el propio gobierno. También sería interesante impulsar programas de transformación en todos los niveles de la sociedad. Infraestructura y conocimiento son los primeros pasos. El futuro ya comenzó
Es posible una reactivación económica inclusiva, productiva, verde y digital. Juntar el corto y largo plazo.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter