Quemas

Desde hace algunas semanas, los bomberos de la Policía son llamados por vecinos de la ciudad de Trinidad para que acudan a zonas baldías a apagar incendios. Estamos en la época del año en que los sures ya no llegan ni las lluvias. La tierra se convierte en polvo, la vegetación se deshidrata y los focos de calor se multiplican en los sensores de los satélites. 

Las quemas de pastizales suben en número atentando a la salud y la vida. Fuimos testigos de un gran desastre producido por el fuego, está en nuestras manos evitar que eso vuelva a ocurrir en nuestra región este año. 


Algunas de las quemas son accidentales, pero otras no, y obedecen a un sistema obsoleto de producción agropecuaria. Una pequeña chispa puede desembocar en un gran incendio forestal. 

La Autoridad de Bosques y Tierras (ABT) ordenó la paralización temporal de las autorizaciones de quemas en el departamento de Santa Cruz, como parte de un Plan Nacional de Contingencia ante Incendios Forestales, en el que participaron los tres niveles de Estado y organizadores que vienen trabajando en este tema. 

El Beni tiene experiencia en la quema de campos que son destinados a la ganadería, principal actividad económica del departamento. Los productores conocen la norma y están predispuestos a cumplirla, pero no tienen control absoluto de sus propiedades por lo que es común que el fuego comience por descuido o acción directa de terceros.  Hay que estar atentos a cualquier chispa, peor ahora que, por ejemplo, se pronostica un incremento en la temperatura ambiente hasta el 07 de agosto en los departamentos de Santa Cruz y el Beni. 

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter