Narcotráfico

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, describió el avance del narcotráfico en el país de una manera escalofriante para muchos, aunque para algunos las palabras de la autoridad estatal no reflejan una realidad nueva, sino la que se ha ido cimentando con el paso del tiempo y con el apoyo de algunas autoridades, que en su debido momento prefirieron mirar para otro lado. 

La lucha contra el narcotráfico no es fácil. A veces, los principios y valores familiares pueden frenar su avance, pero en otros entornos el poder del dinero ha podido convencer a grupos familiares completos para dedicarse a esta actividad ilícita. Para algunas personas ya no es una realidad distante, aunque el fenómeno no es nuevo, cada vez está más presente. 

Murillo llegó a Trinidad con autoridades de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN). Presentó el cargamento de droga que fue incautado en un operativo en la provincia Yacuma del Beni. Además, mostró cinco avionetas que fueron secuestras en tres operativos realizados en los últimos días en la misma provincia beniana.  Así como hay personas que se dedican al narcotráfico en Bolivia, hay ciudadanos honestos, la gran mayoría no está de acuerdo con esta actividad y con el espejismo que muestra sobre una vida llena de comodidades y lujos, por el respeto a esos ciudadanos, por el respeto a todos, las autoridades encargadas de la lucha contra el narcotráfico deben extremar esfuerzos para frenar este mal. Las gestiones para concretar una lucha conjunta deben de seguir en este y el futuro gobierno de los bolivianos.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter