Especuladores

De nuevo largas colas se formaron en los surtidores de la ciudad de Trinidad, capital del departamento del Beni incomunicada con Santa Cruz por los bloqueos que se registran en el departamento vecino. 

Los compradores intentan abastecerse de combustible por el temor de que los bloqueos interrumpan el abastecimiento normal de gasolina y diésel. No es la primera vez que vemos estas filas, ocurrió en el pasado cuando la carretera, por otros motivos, fue bloqueada. Con esa experiencia, sabemos que no todos los que compran el combustible son personas que lo necesitan de inmediato. En el pasado, algunos revendedores lograron comprar tal cantidad de combustible que adquirirlo en los surtidores costó mucho tiempo. Es decir, las personas hacían cola por horas para llenar el tanque de su vehículo de dos, cuatro o más ruedas. Por eso, los conductores, especialmente de motocicletas, se vieron obligados a comprar gasolina en los puestos de reventa, pero ya no a cinco bolivianos cada litro, que en días normales cuesta, sino a un precio dos o tres veces mayor.  Qué ocurrirá ahora. Se permitirá que algunos revendedores provoquen una alteración en el precio de la gasolina para beneficio propio y con el perjuicio evidente para el bolsillo de los compradores. 

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter