• agosto 5, 2020
  • Trinidad, Beni

Cumplir años en tiempos de Coronavirus

La Palabra del Beni Logo03borrar

Por: Cynthia Vargas Melgar

 

Llegó el 16 de abril, fecha aniversario del periódico; son 33 los años que cumple La Palabra del Beni. La data nos captura con puertas cerradas, con las máquinas estacionadas, con casi todos los funcionarios en casa, solo nuestros periodistas de turno salen cada día a la calle -bajo riesgo latente- con el único propósito de mantenernos informados. El momento no es el mejor, la situación tampoco.

Un día de fiesta en años anteriores, hoy se torna imposible de celebrar. No habrá acto central con todas las instituciones, suscritos y amigos; no arrancarán desde la 6 de Agosto nuestros jóvenes participando en la Carrera Pedestre anual; los niños no participarán en actividades de Palabritas; no se realizarán eventos especiales de conmemoración… ¡suspendido todo!… o al menos postergado.

Por un lado, debido a las prohibiciones por la cuarentena y estado de excepción, pero sobre todo porque el matutino de los benianos acompaña cotidianamente el luto y desolación que va dejando a su paso el Coronavirus, en Bolivia y el mundo. La asombrosa escala global de la pandemia la hace especialmente devastadora.

Cuando inició 2020, el horizonte se mostraba prometedor, el periódico planificó las actividades que realizaría en cada una de sus áreas, como lo hace cada año. Pero está escrito en el capítulo 16 de Proverbios que: “el hombre propone y Dios dispone”, dicha planificación quedó plasmada en una pantalla y en el papel, paralizada hasta nuevo aviso. Apareció en escena el Coronavirus y todo quedó en stop, en pausa.

Recordemos que la edición impresa de La Palabra dejó de circular desde el 21 de marzo, acatando -como medio de comunicación responsable- al cien por ciento y desde el inicio lo dispuesto por el Gobierno Nacional, precautelando así la salud de los trabajadores, y también de sus lectores. Los impactos en la economía de esta pequeña empresa -como en casi todas- ya son tangibles, sin embargo, el periódico tiene la premisa clara: “la economía se recupera, la vida no”.

Es un tiempo único, son días raros, días difíciles para todos, pero siempre son mejores las estaciones de desierto con manos amigas al lado. La Palabra del Beni tiene la bendición de contar con innumerables colaboradores, con un gran número de seguidores a nivel local, nacional e internacional, pero especialmente tiene la confianza de la población beniana, no por nada es el Decano de la Prensa en el departamento, con más de tres décadas al servicio del periodismo y la información.

Estamos convencidos que las crisis traen oportunidades. En medio de la adversidad, el matutino de los benianos se ha esforzando por mantenerse vigente en todas sus plataformas digitales, creadas y alimentadas cotidianamente para estar en permanente comunión con nuestros usuarios.

El contexto ha llevado al medio impreso -por este lapso de tiempo- a migrar totalmente al ámbito digital: página Web, Facebook, grupos de Whatsapp, entre otros.  Quienes son seguidores del periódico saben que los medios son una fuente importante de información, pero que lo fundamental es que dicha información sea confiable, cuidando la calidad y el origen, tal como lo hace desde siempre La Palabra del Beni. Llena el alma la respuesta de los usuarios digitales, siempre pendientes, siempre en contacto con nosotros, siempre fieles a nuestras publicaciones.

Sin celebración ni presentes, pero eso sí: confiando en Dios, los aniversarios en tiempos de pandemia llevan a reflexiones sobre cambios profundos que están apenas comenzando. Ni duda cabe que hay un antes y habrá un después del Coronavirus. Para el periódico, este aniversario en cuarentena es renacer, conectados con lo que realmente importa.

Cumplimos un año más en otras circunstancias, pero siempre junto a ustedes, nuestros lectores, anunciantes y amigos. Aprendamos de lo que estamos viviendo, a recrear una humanidad más fraterna y solidaria, a centrarnos en lo esencial y no tanto en lo urgente, a brindar apoyo a las empresas nuestras, a seguir batallando, a ofrecer propuestas alternativas, positivas y esperanzadoras.

Las lecciones post pandemia, amigos que nos leen, deben ser esas. Como periódico, nuestra esperanza está puesta en que la emergencia pase pronto, y que desde lo colectivo nos levantemos, juntos, aliados, disciplinados, mejores…

 

Santísima Trinidad, abril 16 de 2020.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter