Clausura

El Gobierno nacional expresó los argumentos que lo llevaron a decretar la clausura del año escolar 2020. La decisión fue criticada con algunos sectores que no aceptan las explicaciones brindadas. Es un año singular, la pandemia se ha llevado a muchos profesores y profesoras de Trinidad, un sector particularmente afectado por el coronavirus. El número de maestros fallecidos a consecuencia del COVID-19 pasa casi invisibilizado, pero no es así. Varios educadores no podrán regresar a las aulas, dejando un sentido dolor no solamente en su familia sino también entre sus estudiantes y gremio. 

No debemos olvidar que es la vida de estudiantes y maestros la que está en juego. Por supuesto que dejar sin formación académica a esta generación es un atentado al derecho que tiene de acceder a una educación escolar pública y gratuita. Se deben hacer los ajustes de manera inmediata para que el sistema educativo nacional pueda continuar. El Gobierno no puede dejar de cumplir esa responsabilidad para con nuestros niños y jóvenes.  Todo intento por arreglar las cosas y mejorar la situación debe ser entendido en esa dimensión y no con la lupa de los intereses sectoriales. Se deben seguir explorando alternativas como las clases a distancia o virtuales. Cerrarse a las alternativas sería perjudicial no sólo para los sectores sino también para la generación que está en formación y que necesita insumos académicos para lograr competir en un mundo laboral.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter