Pueblos de Moxos recuerdan la labor que dejó el canadiense John Fiodor Kudrenecky

Este domingo 13 de diciembre, se cumplió 1 año del trágico fallecimiento de un hombre extranjero, que vivía ya muchos años en las pampas mojeñas, John Fiodor Kudrenecky, un profesional en ingeniería forestal que dedicaba todos los días de su vida a trabajar siempre en beneficio del progreso de Moxos, su formación profesional la realizó en la Universidad de Toronto, Canadá, su país natal, y tenía Maestría en Desarrollo y Planificación.

Nació en el mes de diciembre de 1965 en Kinsgton, provincia de Ontario, Canadá y falleció en la tierra donde decidió quedarse, el departamento de Beni, en un accidente de tránsito que aún no ha sido esclarecido, se presume que una movilidad lo impactó y se dio a la fuga, dejando su cuerpo en la carretera, cuando cubría la ruta San Ignacio de Moxos – Trinidad en motocicleta en cumplimiento de sus obligaciones, a primeras horas de la mañana del viernes 13 de diciembre de 2019, una ruta que recorrió cientos de veces, desde cuando el tramo era de tierra, barro y agua, quienes lo conocieron saben que no merecía morir de esa forma, abandonado en una carretera.

John Kudrenecky llegó a las pampas de Moxos, específicamente a la ciudad de Trinidad el año 1990, y no volvió a salir de ellas por voluntad propia, trabajó en el Centro de Investigación para el Desarrollo del Beni (CIDDEBENI), principalmente con los pueblos indígenas y en el área de medioambiente, luego en la Fundación Natura de Santa Cruz, posteriormente se fue a radicar a San Ignacio, donde fue director del Centro de Estudios Hoya Amazónica Mojos (HOYAM Mojos), que es una ONG que se encarga de la producción de alevines y de buscar fondos para encarar proyectos de piscicultura en las comunidades, los últimos cuatro años de su vida prestó sus servicios profesionales en la Dirección de Planificación y Medioambiente del Gobierno Autónomo Municipal de San Ignacio de Moxos (GAM SIM).

Era alto, delgado y blanco, sus ojos celestes se enamoraron de esta tierra, el canadienese fue conocido en Trinidad por montar su bicicleta de un lado a otro, un hombre bueno, sencillo y muy inteligente, pendiente de su trabajo, no conocía de horas ni días de descanso, se describía como un apasionado por los deportes, como el skater, bicicross y natación.

En cierta ocasión, en un encuentro de Corregidores en la comunidad de San Miguel del Apere, cuando aún trabajaba en CIDDEBENI, lo bautizaron como Secundino Muiba Ichu, esto porque las autoridades comunales no podían pronunciar su nombre de pila, y John Fiodor Kudrenecky, aceptó su nuevo nombre con mucho gusto al lograr la aceptación de un pueblo tan diferente al que alguna vez conoció.

Fue también el gran impulsor del vivero agroforestal de San Ignacio de Moxos, un vivero con más de 40 mil plantines de variedad de especies maderables, frutales y ornamentales, por ello, es que actualmente, el Concejo Municipal de San Ignacio de Moxos, está preparando una resolución para que el vivero lleve su nombre, porque además, John Fiodor Kudrenecky fue un gran impulsor de la chocolatería en Moxos./Irinka Balcázar Párraga

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter