• febrero 23, 2020
  • Trinidad, Beni

Escasea combustible pero no alimentos en Guayaramerín

GLP. En la planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) de la regional Trinidad se registró, este sábado, filas de personas que esperaban su turno para adquirir este producto necesario en los hogares.

El combustible que distribuye Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) comenzó a escasear en Guayaramerín, ciudad de la provincia Vaca Díez fronteriza con el Brasil, informó ayer el asambleísta departamental, Fruto Ruiz.
“Guayaramerín está siendo afectada por la escasez de combustible, pero no en la magnitud como ocurre en el eje central y en la capital beniana, hay filas por el desabastecimiento de Gas Licuado de Petróleo y de gasolina”, dijo.
Consideró fundamental asignar el cupo de combustible que le corresponde a esa ciudad, el cual por los bloqueos no ha sido trasladado. La reserva se está acabando y cuando eso suceda se tendrá muchos problemas, agregó.
Pidió a las autoridades del área tomar en cuenta esta situación y se atienda también a otras poblaciones del departamento, como se hace con la capital Trinidad, tras el arribo de un convoy de cisternas.
“En cuanto a los víveres, a los artículos de primera necesidad, la población siempre se provee de la banda del río, en el lado brasileño; esa es la ventaja que tenemos los que vivimos en esa tierra fronteriza”, aseguró.
Ruiz, dijo que la situación a nivel nacional debe normalizarse para no afectar el aparato productivo, porque todo se mueve en base a los combustibles, situación que deben entender a cabalidad las autoridades del Gobierno y los sectores en conflicto.

TRINIDAD

En la planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) de la regional Trinidad se registró, este sábado, filas de personas que esperaban su turno para adquirir este producto necesario en los hogares.
“Hemos estado más de dos días haciendo fila en sol y lluvia. Ojalá nos den porque no hay gas en la ciudad y los revendedores lo dan a 50 y 70 bolivianos”, dijo una ama de casa que hacía fila.
En los surtidores de la ciudad hubo también filas, aunque no tan largas como el del viernes, donde se observó cola de vehículos de cuatro ruedas y motocicletas.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter