• septiembre 16, 2019
  • Trinidad, Beni

Dos municipios del Beni están en emergencia por sequía e incendios

Los municipios de San Borja y Baures se declararon en emergencia a causa de incendios forestales, después de evaluar el impacto de estos fenómenos naturales, informó el director departamental del Centro de Operaciones de Emergencia (COE), Cnl. Cristhian Cámara.

“Son dos municipios que se han declarado en emergencia hasta el momento, uno es San Borja y el otro es Baures”, dijo, a tiempo de precisar que en este último el fuego se inició en Remanso.

En el caso de San Borja, en la provincia Ballivián, mediante acciones conjuntas fue extinguido el incendio de grandes proporciones que se propagó en la Reserva de la Biósfera Estación Biológica del Beni.

En la batalla contra el fuego participaron 20 brigadistas de la Unidad de Respuesta Inmediata del COE; del Grupo de Salvamento, Ayuda y Rescate de la Fuerza Aérea, personal de las Fuerzas Armadas y Voluntarios.

Con relación a Baures, la base ‘Rubén Darío Gutiérrez’ de la Armada desplazó alrededor de 50 marinos para sofocar el fuego, pero las llamas se reactivaron por la sequedad y los vientos que se tienen en esa parte al este del departamento.

Ante esta situación desde Trinidad se enviaron brigadistas forestales con experiencia, con equipamiento, también para entregar a los marinos que combaten el fuego.

El trabajo es coordinado con las autoridades municipales de ese municipio que han comprometido recursos para la compra de materiales insumos.

La Ley 056 declara la emergencia municipal por sequía, incendios forestales, y pérdidas en el sector pecuario, piscícola y agrícola, en el marco de la Ley Marco de Autonomías y Descentralización.

Asimismo, recuerda que la Ley 602 de Gestión de Riesgos establece que la declaratoria de desastre y/o emergencia permite que todas las entidades públicas de todo nivel del Estado realicen modificaciones presupuestarias y transferencias, entre partidas presupuestarias.

Según ese documento, las comunidades de Baures sufren el impacto del fenómeno climático ‘La Niña’ con extrema sequía, incendios forestales, lo que deriva en la pérdida de cosechas y sembradíos, escasez de semillas para cultivar.

Con relación a la ganadería se tiene escasez de agua, pasto para el ganado ocasionando su debilitamiento y muerte.

“Se autoriza al Ejecutivo municipal la ejecución de recursos propios para atención de la emergencia en las zonas afectadas”, señala el artículo cuarto de dicha ley.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter