• octubre 18, 2019
  • Trinidad, Beni

Manifestantes se enfrentan a la policía cuando intentan tomar la Asamblea Nacional

ECUADOR03

Redacción Central (Infobae.com).- Nuevos enfrentamientos se desataron este martes en Quito entre manifestantes y la fuerza pública en las afueras de la sitiada sede del Legislativo ecuatoriano, en protesta por el alza de los combustibles.

Los diputados, que suspendieron sus actividades este martes, no están en el edificio, según indicó a la AFP una portavoz del órgano unicameral.

Los manifestantes, entre ellos jóvenes que portan escudos de madera con la leyenda “guardia indígena”, intentaban romper el último cordón de seguridad para ingresar a la Asamblea Nacional, blanco el lunes de un fallido intento de ocupación a la fuerza.

“Tenemos que luchar por los hijos, por la comida de nuestros hijos. Somos pobres”, dijo una indígena que protestaba. “Vamos a sacar a todos políticos de la Asamblea”, amenazó.

Policías y militares intentaban, con el uso de bombas lacrimógenas, dispersar a cientos de manifestantes que alcanzaron los exteriores del edificio.

Sobre la vía aledaña ardían árboles caídos. Cerca del nuevo foco de protestas, miles de indígenas y campesinos están concentrados en la víspera de una gran movilización que han anunciado contra Moreno.

Clases

El Gobierno de Ecuador anunció la suspensión de clases en instituciones públicas, particulares, municipales y fiscomisionales de todo el país para este martes, en medio de las protestas contra la reforma económica del Gobierno de Lenín Moreno, según ha informado el Ministerio de Educación ecuatoriano.

“La decisión es acogida con el fin de precautelar la integridad de los estudiantes y los docentes”, afirmó el Ministerio en un comunicado, según ha recogido el diario El Comercio.

La ministra de Educación, Montserrat Creamer, sostuvo que la situación es evaluada cada día y que se evitará que los estudiantes corran cualquier riesgo.

“Vamos a emitir información sobre cómo los chicos pueden pasar este tiempo en sus casas”, añadió.

Las clases también fueron suspendidas en todo el país el 3 y 4 de octubre debido a las manifestaciones contra las medidas económicas del Gobierno.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, trasladó este lunes la sede del Gobierno del país a la localidad de Guayaquil, a 421 kilómetros al suroeste de Quito, la capital ecuatoriana, en el marco de las protestas que estallaron la semana pasada.

Moreno, que ha comparecido acompañado del mando militar y del vicepresidente de Ecuador, Otto Sonnenholzner, subrayó que las movilizaciones que vive el país sudamericano desde el pasado 3 de octubre, las cuales han dejado hasta ahora un muerto, “no son manifestaciones de descontento”.

“Los saqueos, el vandalismo y la violencia demuestran que hay un intento de romper el orden democrático”, sostuvo el jefe de Estado.

Moreno anunció el pasado 2 de octubre una serie de medidas para “reactivar” la economía, entre las cuales eliminó los subsidios a los combustibles y redujo prestaciones salariales a los empleados públicos contratados en forma temporal.

“La eliminación de subsidios de combustible es histórica y quita de las manos de los contrabandistas millones de dólares, la decisión asegura una economía sólida”, destacó.

Asimismo, el presidente reiteró el respeto al derecho a la protesta. Este mismo lunes, los manifestantes han ocupado la Gobernación de la provincia de Bolívar, en el centro del país. Por otro lado, en Quito las jornadas del paro nacional continúan, y los efectivos de la Policía han desplegado tanques, así como agentes para reforzar los anillos de seguridad en las cercanías del Palacio de Carondelet, sede del Gobierno, ante la llegada de miles de representantes indígenas que se unirán a las protestas antigubernamentales.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter