• diciembre 13, 2019
  • Trinidad, Beni

El cambio climático extremo ha llegado a Estados Unidos

EEUU

Redacción Central (Infobae.com).- Antes de que el cambio climático revolucionara por completo el concepto de “invierno” en Nueva Jersey, este estado de EEUU albergaba populares festivales en los que participaban hasta 15 mil patinadores sobre hielo.

En aquellos días el frío era generalizado. Los trabajadores acudían en masa para cosechar hielo. Tallaban bloques de medio metro, los rociaban con aserrín y los cargaban en vagones con destino a Nueva York y lugares más remotos.

Esos inviernos ya no existen“, dijo Marty Kane, abogado y jefe de la Fundación Lake Hopatcong.

Esto se debe a que un siglo de temperaturas elevadas ha cambiado por completo el carácter de Nueva Jersey. La enorme industria del hielo ya no es más que fotografías en blanco y negro en el museo local. E incluso las almas resistentes que todavía intentan participar en concursos de pesca en hielo han tenido que cancelar 11 de las últimas doce competiciones por temor a quebrar el hielo delgado y caer al agua gélida.

Nueva Jersey puede parecer un lugar poco probable para medir el cambio climático, pero es uno de los estados que ha registrado el calentamiento más rápido en todo el país norteamericano. Su temperatura promedio ha aumentado cerca de 2 grados centígrados desde 1895, el doble del promedio para los 48 estados más bajos.

En las últimas dos décadas, estos 2 grados centígrados se han convertido en un umbral crítico para el calentamiento global. En el acuerdo de París de 2015, los líderes internacionales acordaron que el mundo debería actuar con urgencia para mantener los aumentos de temperatura promedio de la Tierra “muy por debajo” de los 2 grados centígrados para el año 2100, para así evitar una serie de cambios catastróficos.

Las posibles consecuencias son desalentadoras. El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas advierte que si la Tierra se calienta un promedio de 2 grados centígrados, prácticamente todos los arrecifes de coral del mundo morirán; la retirada de las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida podría desencadenar un aumento masivo del nivel del mar; y en verano el hielo marino del Ártico, un escudo adicional contra el calentamiento, comenzaría a desaparecer.

Pero el calentamiento global no calienta al mundo de manera uniforme.

Un análisis del Washington Post descubrió que son áreas específicas las que se están acercando o ya han cruzado la marca de 2 grados Celsius.

Hoy, 1 de cada 10 estadounidenses, 34 millones de personas, viven en regiones que se calientan rápidamente, incluidas la ciudad de Nueva York y Los Ángeles. Setenta y un condados ya han alcanzado la marca de 2 grados centígrados.

Alaska es el estado con el calentamiento más rápido del país. Pero otras partes del noreste (Nueva Jersey, Connecticut, Maine y Massachusetts) se encuentran muy cerca.

Si bien muchas personas asocian el calentamiento global con los glaciares que se derriten en verano, los incendios forestales y las inundaciones desastrosas, son las temperaturas más altas en invierno las que han hecho que Nueva Jersey y la cercana Rhode Island sufran el calentamiento más acelerado en los 48 estados más bajos.

La temperatura promedio de Nueva Jersey de diciembre a febrero actualmente supera los 0 grados centígrados. Ese umbral, alcanzado en las últimas tres décadas, ha significado que los lagos no se congelen con tanta frecuencia, la nieve se derrita más rápidamente y los insectos y las plagas no mueran como lo hicieron en inviernos más fríos.

El punto de congelación “es el umbral más crítico entre todas las temperaturas“, dijo David A. Robinson, climatólogo del estado de Nueva Jersey y profesor del departamento de geografía de la Universidad de Rutgers.

El aumento desigual de las temperaturas en los Estados Unidos coincide con lo que está sucediendo en todo el mundo.

En el siglo pasado, la Tierra se calentó 1 grado Celsius. Pero eso es solo un promedio. Algunas partes del mundo, incluidas las montañas de Rumania y las estepas de Mongolia, han registrado aumentos doblemente mayores. Ha tomado décadas o, en algunos casos, un siglo. Pero para grandes extensiones del planeta, el cambio climático es una realidad en tiempo presente, no es algo que se avecina ominosamente en el futuro distante.

Para encontrar los puntos calientes del mundo, sus lugares de calentamiento más rápido, The Post analizó las bases de datos de temperatura, incluidas las mantenidas por la NASA y la NOAA; estudios científicos revisados ​​por pares; e informes de climatólogos locales. Los conjuntos de datos globales se basan en miles de estaciones meteorológicas terrestres y otras mediciones, como boyas oceánicas armadas con sensores y registros de barcos que datan de 1850.

En cualquier ubicación geográfica, los 2 grados Celsius pueden no representar un cambio radical, pero deben entenderse como una potencial amenaza para los ecosistemas, los paisajes y las culturas.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter