China dice que Pelosi ha actuado «sin pudor» al visitar Taiwán y denuncia una «flagrante provocación política»

c-chin-416867-2DB4

El ministro de Exteriores de China dijo que «no importa cómo Estados Unidos apoye o entre en connivencia con las fuerzas de la ‘independencia de Taiwán’, porque todo será en vano».

MADRID (EUROPA PRESS) .- El ministro de Exteriores de China, Wang Yi, ha denunciado este miércoles que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, ha actuado «sin pudor» al realizar una visita a Taiwán y ha resaltado que este desplazamiento supone una «flagrante provocación política» y una «violación maliciosa» de la soberanía del país asiático.

Wang ha dicho que el viaje de Pelosi «demuestra de nuevo que algunos políticos estadounidenses se han convertido en generadores de problemas en las relaciones entre China y Estados Unidos y que Estados Unidos se ha convertido en el mayor destructor de la paz en el estrecho de Taiwán y la estabilidad regional», según un comunicado publicado por el Ministerio de Exteriores chino.

«Estados Unidos no debe soñar con obstruir la reunificación de China. Taiwán es parte de China. La completa reunificación de China es la tendencia de los tiempos y algo inevitable en la Historia. No dejaremos espacio a las fuerzas de la ‘independencia de Taiwán’ y la interferencia externa», ha explicado.

Así, ha hecho hincapié en que «no importa cómo Estados Unidos apoye o entre en connivencia con las fuerzas de la ‘independencia de Taiwán’, porque todo será en vano». «Estados Unidos sólo acumulará más historial de grosera interferencia en los asuntos internos de otros países», ha señalado, al tiempo que ha argüido que «la cuestión de Taiwán surgió cuando el país era débil y estaba en estado caótico y terminará con el rejuvenecimiento nacional».

«Estados Unidos no debe fantasear con socavar el desarrollo y la revitalización de China», ha subrayado el ministro de Exteriores chino, que ha incidido en que Pekín «ha encontrado un camino de desarrollo correcto, en línea con sus condiciones nacionales». «Bajo el liderazgo del Partido Comunista de China (PCCh), 1.400 millones de chinos están avanzando hacia una modernización al estilo chino», ha destacado.

Por ello, ha manifestado que el Gobierno chino «pone el desarrollo del país y la nación como base de su propia fuerza» y «desea coexistir de forma pacífica y desarrollarse junto a otros países», antes de advertir de que «nunca se permitirá a otro país socavar la estabilidad y el desarrollo de China».

«Provocar problemas en torno a la cuestión de Taiwán es un intento de aplazar el desarrollo de China y minar el ascenso pacífico de China, lo que será totalmente inútil y llevará a un fracaso total», ha dicho Wang, que ha reiterado que «Estados Unidos no debe fantasear con manipular los juegos geopolíticos».

«La búsqueda de la paz, la estabilidad, el desarrollo y la cooperación mutuamente beneficiosa son aspiraciones comunes de los países regionales. Introducir la cuestión de Taiwán en la estrategia regional de Estados Unidos, lo que eleva las tensiones y azuza la confrontación, va contra la tendencia regional de desarrollo y las expectativas de los pueblos en Asia-Pacífico», ha argumentado.

En esta línea, ha reseñado que este tipo de acciones «son muy peligrosas y estúpidas» y ha recordado que «el principio de ‘una sola China’ se ha convertido en la norma básica que rige las relaciones internacionales y en una parte integral del orden internacional tras la Segunda Guerra Mundial».

Wang ha pedido por ello a Estados Unidos que «deje inmediatamente de violar los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas» y que «deje de jugar la ‘carta de Taiwán’ para alterar la región Asia-Pacífico».

El ministro de Exteriores chino ha señalado además que Washington no podrá «distorsionar» los hechos y ha subrayado que «los hechos básicos son que Estados Unidos ha provocado a China con la cuestión de Taiwán y ha violado flagrantemente la soberanía e integridad territorial china», antes de rechazar el argumento de que existe un precedente sobre una visita de un presidente de la Cámara de Representantes estadounidense a Taiwán.

«Los errores del pasado no pueden ser una excusa para repetirlos a día de hoy», ha apuntado, al tiempo que ha rechazado igualmente el argumento de la Casa Blanca sobre su «imposibilidad» a la hora de limitar las acciones del Congreso por la separación de poderes. «La normal básica del Derecho Internacional es que Estados Unidos debe cumplir sus obligaciones internacionales y los políticos clave no deben comportarse mal», ha explicado.

Por último, ha reiterado que «Taiwán es parte inalienable del territorio de China» y que «el asunto de Taiwán es un asunto puramente interno». «Ante la gran causa de la unificación nacional, el pueblo chino tiene el valor de no ser engañado por falacias o asustado por males, la ambición de nunca ser intimidado o aplastado, la determinación de unirse y la capacidad de salvaguardar de forma decidida la soberanía y la dignidad nacional», ha remarcado.

Facebook
WhatsApp
Twitter
Imprimir
Facebook
WhatsApp
Twitter