• junio 6, 2020
  • Trinidad, Beni

Futbolistas infectados con Covid-19 en Cochabamba, superaron la etapa más dura del Covid-19

El hospital del Sur confirmó que los ocho jugadores colombianos, abandonados a su suerte por un empresario, ya no tienen los síntomas de la enfermedad y que se les hará dos test para que luego cumplan un aislamiento de 10 días en su domicilio.

 

Cochabamba (DIEZ).- La pesadilla de los ochos futbolistas colombianos, abandonados en Cochabamba por un empresario y que se contagiaron de Covid-19, está a un paso de acabar. El director del hospital del Sur, el médico Alfredo Mendoza, informó que ya no tienen los síntomas característicos del coronavirus y que dependerá de dos pruebas más para que pasen a un confinamiento en su domicilio.

“En el transcurso de la semana les realizaremos una prueba y luego habrá una segunda. Después deberán cumplir un aislamiento obligatorio en su domicilio de 10 días”, explicó Mendoza, que también pidió que sus familiares y padres estén tranquilos porque el trato que están recibiendo es el mismo que cualquier ciudadano boliviano.

“Acá los estamos tratando de la mejor manera. Se le está brindando los laboratorios y medicamentos. También los atiende un médico internista y el equipo de enfermeras. Que no se desesperen sus familiares, su estado en general es bueno”, explicó. Los jóvenes, de entre 19 y 21 años, se encuentran en cuatro habitaciones, dos en cada una.

De lo que sí expresó su preocupación el galeno fue del lugar donde pasarán el aislamiento de 10 días, pues consideró que donde vivían, por la información que tiene, no cumple las condiciones para ello.

El inicio de la pesadilla

Todo comenzó en febrero cuando nueve futbolistas colombianos llegaron a Bolivia con la promesa de jugar en Bata, de la Primera A de Cochabamba. Luego por algunas desavenencias en el tema del arreglo económico, que no era lo que le prometieron, fueron abandonados a su suerte por el empresario, que ya los había ubicado en un inmueble.

En el domicilio fueron contagiados por Covid-19 ‘supuestamente’ por el propietario de la casa, que a diario salía a trabajar. Los jugadores fueron sometidos a las pruebas, y dieron positivo ocho de los nueve, que al enterarse de los resultados se les cayó ‘el mundo’, pues estaban solos en un país extraño para ellos y sin dinero.

Su situación desesperó a sus familiares, que desde Colombia pidieron ayuda a su gobierno para que los repatriara. Ante este inconveniente, el hospital del Sur decidió asumir la atención, que les está brindando de forma gratuita.

Acusa a los exgerenciadores

Álvaro Mejía, presidente del club Bata de Cochabamba, afirmó que el colombiano Édgar Leandro Osuna, quien junto al argentino Iván Damonte gerenciaron el club un par de meses (habían firmado un contrato por cinco años), está involucrado en la estafa a jóvenes colombianos.

Mejía informó que desconocían la llegada de estos jugadores al club, que en manos de Damonte, que después le pasó la posta a Osuna, quedó librado a su suerte y en riesgo de descender de categoría. De acuerdo al dato que ofrece el diario El País de Cali, Colombia, estos jóvenes fueron traídos a Bolivia por Jorge Sánchez, que a los padres de los viajeros les mintió que era el presidente de Bata (representativo de Quillacollo).

“Vivíamos en una casa y a la segunda semana el señor (el que los trajo) desapareció, entonces nosotros nos quedamos sin plata y pasamos más de una semana comiendo arroz con pasta y de sobremesa agua, porque no había para más. Los dueños de la casa decidieron no cobrarnos el alquiler, y le pasaron la información a un cura de la ciudad que es el que ha estado pendiente de nosotros”, señaló Steven Velandia, uno de los jugadores estafados y que pagó aproximadamente 800 dólares al supuesto directivo para probar suerte en Bolivia.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter